jueves, marzo 22, 2012

Marcha indígena coincidirá con movilización de simpatizantes del Gobierno

Una marcha liderada por indígenas en protesta contra la minería a gran escala llegó este miércoles a las puertas de Quito, tras recorrer en vehículos y a pie unos 700 kilómetros, mientras que en la capital se espera para este jueves la concentración de partidarios del Gobierno.

Portando una bandera gigante con los colores que representan al movimiento indígena, los manifestantes se dirigieron hasta la localidad de Guamaní, donde pernoctarán en una escuela, para entrar en la capital ecuatoriana este jueves, cuando se celebra el Día Mundial del Agua.

Además de oponerse a los planes del Gobierno de desarrollar la minería a gran escala, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), que encabeza la movilización, reclama una redistribución de tierras y del acceso al agua, entre otras demandas.

No obstante, en Quito habrá también este jueves una concentración de partidarios del Gobierno, algunos de los cuales llevan acampados desde el fin de semana en el parque "El Arbolito" y la Plaza de la Independencia, donde se ubica el Palacio Presidencial, en una vigilia "en defensa de la democracia", según afirmaron algunos de ellos.

El coordinador Político del Movimiento País, Luis Monge, indicó que en la movilización participarán organizaciones sociales, ciudadanía en general, militancia y alcaldes de varios cantones (entidad subnacional) de la provincia. Resaltó que en el cantón Durán la respuesta popular rebasó las expectativas, al punto que los buses resultaron insuficientes. Las bases decidieron organizarse y salir en 47 vehículos particulares para sumarse a la concentración y posterior marcha en la capital.

Expresó también que dieron instrucciones precisas a sus bases para defender al Gobierno elegido democráticamente por el pueblo, pero sin caer en provocaciones que generen enfrentamientos violentos. En su opinión, la marcha será pacífica, respetando la libertad que también tienen los indígenas para expresarse.

La ministra de coordinación de la política, Betty Tola, dijo en una rueda de prensa que "no habrá ningún tipo de impedimento" para que los manifestantes lleguen a Quito, aunque consideró que en la movilización hay claros "intereses golpistas".

El propio presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha acusado a los organizadores de querer "desestabilizar" a su Gobierno, algo que negó el líder de la Conaie, Humberto Cholango, en un encuentro con la prensa extranjera.

La marcha indígena comenzó con algunos cientos de participantes el pasado 8 de marzo en El Pangui, un municipio amazónico donde se abrirá la primera mina a gran escala de la historia de Ecuador, que operará durante 25 años la empresa Ecuacorriente, de propiedad china.

Ese mismo día el Gobierno congregó a miles de personas en la capital en una demostración de su poder de convocatoria.

El Ejecutivo planifica desarrollar otros grandes proyectos mineros, con los que quiere agrandar el flujo de recursos para el erario público y disminuir su dependencia de la exportación de petróleo.

Además, prevé licitar concesiones petroleras en una gran área en la Amazonía que ahora no está explotada, lo que también ha provocado el rechazo de la Conaie, la cual había respaldado a Correa al principio de su mandato.

Miércoles 21 de Marzo de 2012, 09:00 pm
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario